fbpx

Para acertar en la compra de un lomo es necesario saber antes que existen distintas variedades en función de la procedencia del corte. Así podemos encontrar lomo ibérico, embuchado y cabecero de lomo. ¿Pero cómo podemos diferenciarlos para saber lo que estamos comprando?

En primer lugar explicaremos las características del lomo ibérico, que como su nombre indica se trata de un embutido que procede del cerdo ibérico y es una carne magra de alta calidad y sabor. Dependiendo de la alimentación que haya recibido el animal durante su etapa de crianza podemos diferenciar entre el lomo ibérico de bellota, que procede de cerdos que se han criado en libertad y alimentados a base de bellotas, y el lomo ibérico de cebo, cuando el cerdo se alimenta de piensos, legumbre y cereales. Para elaborar el lomo este se adoba con pimentón, orégano, ajo y sal y se deja reposar durante un par de días para después introducirlo en una tripa de cerdo para que se cure durante unos dos o tres meses para que vaya tomando ese característico olor y sabor.

La caña de lomo es la carne del cerdo sin preparación y una vez tratada y curada se convierte en lomo embuchado. La única diferencia es que puede ser ibérico o no, y por lo tanto su precio será distinto al igual que ocurre con el jamón.

El cabecero de lomo también procede de la parte superior del cerdo, pero de la que está más cerca del cuello, concretamente en el punto donde se unen la presa y el lomo. Una de las principales diferencias con el lomo ibérico es que el cabecero de lomo tiene un peso menor, normalmente no supera el kilo mientras que el ibérico puede llegar a los 2 kilos. Además su carne es más grasa y un poco menos tierna. El proceso de adobo y curación es el mismo que se sigue para la elaboración del lomo ibérico.

Cualquiera de los tres tipos de lomo que elijas será una buena opción para un aperitivo perfecto, y si lo acompañas de pan o picos, mucho mejor. Si estas buscando productos de calidad te invitamos a conocer la gama de embutidos de Nico Jamones donde podrás encontrar una gran variedad de lomos, chorizos y salchichones.