fbpx

El caso sobre un posible fraude de calidad alimentaria en jamones ibéricos vendidos a una gran superficie a precios low cost está siendo investigado por la Guardia Civil y ha despertado desconcierto en el sector y en los consumidores.

Cuando vamos al supermercado podemos encontrar una gran variedad de jamones ibéricos que clasifican al producto en función del tiempo de curación, la alimentación del cerdo, el lugar de curación o el color de la pezuña. Sin embargo, hay mucha gente que no sabe distinguir el etiquetado que define el tipo de jamón ibérico y sus cualidades. Una información muy relevante para que el consumidor sepa lo que está comprando.

La normativa vigente desde 2014 establece una serie de criterios para clasificar y etiquetar por colores el jamón dependiendo de la alimentación y de la pureza de la raza: la etiqueta negra corresponde al jamón de bellota 100% ibérico, la roja al de bellota ibérico, verde para el de cebo de campo ibérico y blanca para el de cebo ibérico.

La clasificación ‘de bellota 100% ibérico’ hace referencia al jamón procedente de cerdos 100% raza ibérica, cuyos progenitores tienen también 100% de pureza racial ibérica. Además, han sido alimentados con bellotas y hierba de la dehesa. Los de ‘bellota ibérica’ deben tener al menos un 50% de raza ibérica y una alimentación a base de bellotas. Los ‘de cebo de campo ibérico’ son alimentados con piensos y se crían en libertad, mientras que el jamón de ‘cebo ibérico’ procede de un cerdo alimentado a base de pienso, pero sin estar al aire libre.

El jamón de bellota 100% ibérico es reconocible no solo por el precio, sino también porque la pezuña es de color negro. Y en boca lo distinguimos por su exquisito sabor y textura que resultan inconfundibles.

Cómo saber el tipo de jamón que se está comprando

  1. Para evitar disgustos es recomendable comprar siempre en establecimientos de alimentación certificados, ya que están sometidos a estrictos controles de sanidad que garantizan al consumidor la calidad del producto. No te dejes llevar por ofertas excesivamente baratas, podría salirte caro. 
  1. Fíjate bien que el producto cuente con etiquetado y que su color corresponda con la información que viene en la etiqueta. 
  1. Lee bien el tipo de alimentación que ha recibido el animal y recuerda que la denominación ‘recebo’ ha quedado descatalogada con la nueva normativa vigente desde 2014.
  2. Comprueba el porcentaje de ibérico del cerdo (50, 75 o 100) y desconfía si no viene indicado.

 En Nico Jamones llevamos más de 50 años elaborando jamones ibéricos y serranos de calidad. Seguimos un proceso que aúna la tradición y el uso de la tecnología más avanzada y trabajamos con mimo y dedicación para que el jamón siga siendo uno de los productos estrella de la gastronomía española.