fbpx

Tanto el jamón serrano como el ibérico son una excelente opción para disfrutar de su sabor y textura en el aperitivo o como entrante de una comida, siempre que ambos productos sean de calidad. A simple vista la principal diferencia es el precio, pero existen otras relacionadas con el tipo de alimentación del cerdo, la forma de cría, el tipo de carne que puede ser más o menos grasienta o el tiempo de curación.

El jamón ibérico procede de cerdos que tienen al menos un 50% de raza ibérica, se crían en libertad y se alimentan principalmente de bellotas, pastos naturales y piensos, por lo que su carne es más jugosa, sabrosa y una exquisitez para los paladares. Además, el tiempo de curación oscila entre los 14 y 36 meses.

El jamón serrano procede de razas de cerdos blancos como Duroc, Landrace o Pietrain. Han seguido una alimentación a base de piensos, han sido criados en granjas y tienen un tiempo de curación de entre 7 y 16 meses. Para determinar la calidad del jamón serrano se deben tener en cuenta otros aspectos visibles en la pieza como la cobertura grasa, el color blanco amarillento de la grasa o la ausencia de defectos en la cara muscular como hendiduras, grietas o acanaladuras.

Por otro lado, no te guíes solo por el precio, fíjate bien en la etiqueta del jamón, lee bien la información sobre su origen y tiempo de curación para saber lo que estás comprando y desconfía de aquellos productos que no cuenten con un correcto etiquetado o que no cumplan las normas de calidad.

En Nico Jamones somos expertos en la selección y curación de jamones de excelente calidad y sabor, un proceso que llevamos a cabo en nuestras instalaciones de Luciana, una zona privilegiada de la provincia de Ciudad Real que destaca por su entorno natural con abundante vegetación y aire limpio. Nuestros productos son el resultados de la búsqueda de la mejor materia prima, una elaboración siguiendo la manera tradicional y la apuesta por la innovación.

Desde su origen la seña de identidad de Nico Jamones ha sido la búsqueda de la calidad y la excelencia en todos los productos, una manera de trabajar que ha sido reconocida con varios galardones como el ‘Premio Alimentos de España al Mejor Jamón 2016’ otorgado por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.