El jamón curado es uno de los alimentos más emblemáticos de nuestra gastronomía y cada vez más conocido y valorado en los mercados internacionales. Su elaboración se basa en un proceso artesanal en el que las piezas procedentes de las patas del cerdo pasan por distintas fases: primero la etapa de salazón, después la limpieza para eliminar el exceso de sal, el secado y finalmente la curación.

Además de ser un producto natural también se ha demostrado que tiene importantes propiedades nutricionales como ya te contamos en un artículo anterior. Por eso no es de extrañar que el jamón curado español haya entrado con fuerza en el mercado chino y que por primera vez haya conseguido desbancar del primer puesto al prosciutto italiano, según datos de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne (Anice). En el año 2018 las ventas de jamón curado en el país asiático alcanzaron las 477 toneladas con un valor de 5,38 millones de euros, mientras que el jamón italiano se quedó en 135 toneladas y 1,83 millones de euros.

A pesar de estos buenos datos, la mayoría de las exportaciones de jamón siguen dirigiéndose a países de la Unión Europea con Francia, Alemania e Italia a la cabeza. Fuera del territorio europeo los países que más importan son México, Estados Unidos, Japón y Brasil. Aún así, China se ha convertido en un mercado potencial, sobre todo tras el acuerdo comercial alcanzado entre España y el gigante asiático que permitirá a las empresas del sector exportar jamones serranos e ibéricos con hueso. Hasta ahora solo estaba permitido el envió de productos con una curación mínima de 660 días, una normativa que dejaba fuera al serrano y a los embutidos. 

El jamón español es un producto único en el mundo que ha logrado posicionarse en los mercados extranjeros como un alimento de calidad. Los productos de Nico Jamones, una empresa con más de 50 años de historia y con sede en Ciudad Real, están presentes en más de 40 países, fundamentalmente en Francia, Reino Unido, Bélgica, Japón, Alemania, México y Corea. Los jamones ibéricos y serrano de Nico son el resultado de un cuidado proceso de elaboración que comienza con la selección de las mejores materias primas.

Nuestro compromiso radica en hacer llegar a todas las familias jamones de calidad curados en nuestras instalaciones de Luciana (Ciudad Real), un marco natural incomparable donde no se hace jamón, se hace sabor. Si quieres disfrutar de un buen jamón y recibirlo en tu casa pásate por nuestra tienda online donde podrás encoger entre una selección de nuestros mejores jamones ibéricos y serranos.