No hay duda de que el jamón ibérico es un placer para los sentidos. Su cuidado proceso de elaboración dan como resultado un producto de gran calidad que destaca por tener un sabor único, intenso aroma y una textura jugosa en boca. Pero además de todas estas bondades culinarias la ciencia ha demostrado que su consumo ayuda a reducir el riesgo cardiovascular.

Por primera vez un estudio elaborado por el Hospital Ramón y Cajal y liderado por el doctor José Sabán, ha demostrado que el jamón ibérico protege y mejora la función endotelial gracias al ácido oleico y los polifenoles presentes en el jamón ibérico que favorecen la antioxidación y anti-inflamación. La investigación se ha basado en medir en personas sanas los efectos del consumo regular de 50 gramos de jamón de bellota ibérico y de jamón de cebo ibérico por separado. El estudio duró 6 semanas y se llevó a cabo entre personas sanas con edades comprendidas entre los 22 y los 55 años.

Los resultados obtenidos han sido sorprendentes y contradicen la opinión popular que afirma que la grasa del jamón ibérico es perjudicial porque afecta a la salud cardiovascular. Sin embargo, los datos obtenidos demuestran que su consumo provoca mejoras importantes para nuestro organismo.

La reacción del cuerpo tras consumir jamón de bellota y jamón de cebo ibérico

En las personas que consumieron jamón de bellota ibérico se observó una mejora de la función endotelial, una reducción de la presión arterial y también de la cintura abdominal y de la grasa corporal. Pero lo que más ha llamado la atención de los investigadores ha sido descubrir por primera vez que el organismo tiene “memoria hemodinámica y endotelial”. Es decir, que tras haber pasado seis semanas desde la finalización del estudio, y por tanto del consumo de jamón de bellota, observaron que en los pacientes persistían las mejoras tensionales y endoteliales.

En los participantes que tomaron jamón de cebo ibérico también se observó una ligera reducción de la cintura abdominal y el porcentaje de grasa y un descenso del nivel de triglicéridos. También se produjo una reducción de la presión arterial, aunque en menor medida que en las personas que tomaron jamón de bellota ya que el jamón de cebo ibérico contiene menos cantidad de ácido oleico y polifenoles.

El estudio no deja lugar a dudas sobre los efectos positivos que tiene el consumo de jamón ibérico en nuestra salud, así que ya puedes disfrutar sin remordimiento de uno de los alimentos estrella de la gastronomía española. En la tienda online de Nico Jamones podrás encontrar una selección de nuestros mejores productos como nuestro jamón de bellota ibérico, una pieza de alta calidad que destaca por su sabor e intenso aroma.