fbpx

En los últimos meses se han conocido varios casos de robos de jamones ibéricos que han generado una pérdida económica muy importante a las empresas que han sido víctimas de los amantes de lo ajeno. Dentro de estos delitos existen fechas y provincias, como las navideñas y Extremadura y Andalucía, en las que los mismos son más usuales.

Uno de los mayores robos tuvo lugar en diciembre de 2017 en distintas empresas de Madrid, Toledo y Zamora donde los ladrones robaron quesos, embutidos y jamones ibéricos. La Policía puso en marcha la ‘Operación bellota’ y no tardó en dar con los ladrones y recuperar más de 900 productos que se encontraban almacenados en una nave situada en la localidad madrileña de Humanes. La mercancía pertenecía a una empresa de Griñón que había denunciado el robo de varios productos valorados en más de 350.000 euros, sin embargo, el género que los agentes recuperaron no llegaba ni a 30.000 euros. La Policía necesitó hasta tres camiones para transportar toda la mercancía incautada.

El modus operandi suele ser parecido en todos los casos. Una vez que los ladrones se hacen con la mercancía –que suele robarse de noche cuando no hay personal en la empresa-, esta se pone a la venta en el mercado negro, en puestos ilegales de mercadillos o en Internet donde es posible comprar el producto sustraído a mitad de precio. Además de ser un delito de apropiación indebida, la posterior venta al público de los jamones supone una amenaza para la salud pública, ya que para su transporte, almacenamiento y venta no se sigue ningún control sanitario. Las personas que adquieran jamones en lugares que no reúnan esas condiciones mínimas de salubridad pueden acabar pagando un precio muy alto al poner en riesgo su propia salud. Porque como siempre se ha dicho, lo barato sale caro.

Las empresas productoras de jamón como Nico Jamones están sometidas a estrictos controles sanitarios para cumplir con la normativa vigente y cuentan con sellos de calidad que certifican que los productos que se ponen a la venta se han elaborado siguiendo las normas exigidas. De esta forma los clientes tienen la garantía de estar adquiriendo alimentos de calidad que han sido elaborados y conservados en las mejores condiciones.

No te dejes llevar por los precios excesivamente bajos y confía siempre en marcas comprometidas con la calidad y la búsqueda de las mejores materias primas como Nico Jamones, donde podrás encontrar una amplia variedad de productos a precios asequibles para que todo el mundo pueda disfrutar del sabor de un buen jamón con plena confianza.