En 1990 se fundó el Consorcio del Jamón Serrano Español (CJSE) con el objetivo de promocionar en los mercados exteriores el jamón serrano como un producto de máxima calidad. Para poder competir en igualdad de condiciones con el resto de jamones curados que se elaboran en Europa se creó una Normativa de Calidad y el sello Consorcio Serrano que garantiza la calidad del producto y que éste se ha elaborado en nuestro país y con materias primas 100% españolas.

Tras 28 años de historia el consorcio ha logrado otro hito, sellar la pieza número 15.000.000 gracias a todas las acciones de promoción que ha llevado a cabo por Europa y varios países de América. Consorcio del Jamón Serrano Español está presente en más de 60 mercados internacionales donde se realizan distintas actividades promocionales como catas, formaciones y eventos destinadas a impulsar el conocimiento del jamón serrano en el exterior.

Estas acciones, en colaboración con el Instituto de Comercio Exterior de Expaña (ICEX), han conseguido posicionar al jamón Consorcio Serrano como una marca de referencia en algunos de los mercados más importantes de Europa (Francia, Alemania y Suecia) y Latinoamérica (Chile y México). Además, el jamón serrano ha entrado con fuerza en otros mercados como el australiano y el japonés donde el sellado de piezas aumentó en 2017 un 27% y 20%, respectivamente.

Actualmente el Consorcio engloba a 31 empresas del sector que representan el 70% de las exportaciones de jamón serrano. Entre esas compañías se encuentra Nico Jamones, empresa con sede en Ciudad Real especializada en seleccionar las mejoras materias primas para elaborar jamones de calidad. Sus productos destacan por su sabor, textura y aroma y están presente en más de 40 países (Francia, Reino Unido, Bélgica, Japón, Alemania, México, Nueva Zelanda, Vietnam o Corea del Sur).