fbpx

Tanto el jamón como la paleta proceden de la pata del cerdo, pero existen varias diferencias que van más allá del precio y que nos ayudarán a identificar cada una de las piezas a la hora de la compra. La primera de las diferencias que podemos percibir a simple vista si tenemos los dos productos juntos es que el jamón tiene un mayor volumen con un peso medio de 7,5 kilos pues procede de las patas traseras del cerdo, mientras que la paleta son las patas delanteras y tiene un peso medios de 5 kilos. Por otro lado, el jamón tiene una forma más alargada (80 cm aproximadamente) en cambio la paleta es más corta y su forma es más redonda (65 cm).

En cuanto a los tiempos de curación estos variarán si hablamos de jamones y paletas de cerdo de capa blanca o ibéricos. El jamón serrano debe estar un mínimo de 210 días y existen 4 tipologías dependiendo de la curación: Bodega (de 9 a 12 meses), Reserva (de 12 a 15 meses) y Gran Reserva (más de 15 meses). En la paleta los tiempos se reducen un poco siendo necesarios un periodo de 5 a 7 meses para la categoría bodega, de 7 a 9 meses para Reserva y más de 9 meses para la tipología Gran Reserva. Si hablamos de piezas ibéricas el tiempo de curación en el jamón tiene que ser de un mínimo de 24 meses y de un mínimo de 12 meses para la paleta.

El sabor del jamón y la paleta es muy parecido, aunque existen ciertas diferencias que podrían ser captadas por los paladares experimentados. No obstante, la elección final dependerá del gusto del consumidor y del uso que se le vaya a dar para sacarle el máximo partido al producto. Por ejemplo, si vamos a consumirlo en casa de vez en cuando sería preferible optar por la paleta al ser una pieza más pequeña, ya que el jamón se nos acabaría secando. El único inconveniente es que por su anatomía la paleta resultará más difícil de cortar.

Debido a su peso y tiempos de curación el jamón ibérico siempre va a ser más caro que la paleta, y su precio irá aumentando en función de su tipología siendo el más caro el ibérico 100% puro de bellota. Si tu presupuesto es más ajustado una excelente opción es decantarse por una paleta ibérica o serrana. Recuerda que la calidad será la misma que la del jamón y que su precio depende en gran medida de los tiempos de curación.

En Nico Jamones contamos con una gran variedad de jamones y paletas ibéricas y serranas curadas en nuestras instalaciones de Luciana (Ciudad Real) donde se sigue un modelo de producción que aúna tradición y artesanía con el uso de las tecnologías más avanzadas para ofrecer productos que sorprenden por su sabor, textura y calidad.