El jamón ibérico es uno de los manjares de la gastronomía española y es difícil resistirse a su sabor tan único y genuino. Antes de que el producto llegue al consumidor la materia prima, la alimentación, el método de cría del cerdo, la elaboración, secado y curación juegan un papel fundamental en el resultado final del producto. Es un proceso artesanal y muy cuidado que tiene como objetivo obtener un producto de excelente calidad y único en el mundo. Una vez que lo compramos y lo llevamos a casa es preciso no cometer algunos errores típicos que puedan estropear la degustación del jamón ibérico, por ejemplo, conservarlo en un lugar inadecuado o cortarlo con un cuchillo equivocado.

Cortar el jamón con cualquier cuchillo. El jamón ibérico es un producto delicado, con un sabor,  textura y características únicas que pueden potenciarse en el paladar dependiendo del tipo de corte que hagamos. Para conseguirlo es importante utilizar un buen cuchillo jamonero cuya hoja sea alargada, estrecha y flexible y con una longitud de entre 24 y 30 centímetros. Estas características nos permitirán obtener lonchas finas y no muy largas.

Meterlo en la nevera. Para conservar una pata de jamón ibérico en buen estado se debe escoger un lugar fresco y seco de la casa en el que la temperatura no supere los 25 grados, y nunca en la nevera pues no necesita frío para mantenerse en óptimas condiciones. Otra cosa es cuando se compra el producto loncheado y envasado al vacío. En ese caso lo podemos conservar en la nevera y deberemos sacarlo unos 10 o 15 minutos antes de ser consumido para disfrutar de todo su sabor.

Retirar la grasa. Si cuando comes jamón prefieres retirar la grasa debes saber que el tocino tiene la capacidad de potenciar su sabor y aroma. En los jamones ibéricos la grasa es un signo de calidad y, siempre que lo consumamos de forma moderada, nos aporta importantes beneficios nutricionales ya que contiene ácido oleico, es decir, grasas saludables que contribuyen a reducir el colesterol.

Dejarse llevar por ofertas engañosas. Es importante que el consumidor conozca el producto que está comprando, su precio habitual en el mercado y adquirirlo en un establecimiento de confianza para no llevarse sorpresas desagradables. En la tienda online de Nico Jamones puedes comprar una selección de los mejores jamones ibéricos y serranos y recibirlo cómodamente en la dirección que prefieras. Además, el sistema de etiquetado por colores (negro, rojo, verde y blanco) ofrece información sobre el tipo de jamón ibérico (de bellota 100% ibérico, de bellota, de cebo de campo o de cebo ibérico), la raza del cerdo, la alimentación que ha recibido y dónde se ha criado el animal.

Con estos consejos podrás disfrutar del sabor del jamón ibérico y mantenerlo en condiciones adecuadas para su consumo.