fbpx

Hacer un buen bocadillo de jamón es una labor muy sencilla que no requiere de mucho tiempo, tan solo hay que cortar el pan en dos, introducir el jamón cortado en lonchas finas y añadir unas gotas de aceite de oliva para potenciar el sabor. También es importante combinarlo con un buen pan, de esos que al morderlo crujen. Un plato rápido, fácil y sencillo que entra de maravilla a la hora del almuerzo, la merienda o la cena. Esta es la versión más conocida, pero si quieres ampliar horizontes y disfrutar de una cena diferente y rápida de hacer toma  nota de estas 4 ideas para versionar el clásico bocadillo de jamón.

1. Bocadillo de jamón serrano y queso brie. Corta el pan a lo largo y coloca en un lado el jamón serrano y encima un par de lonchas de queso brie. Para calentarlo puedes hacerlo en una plancha, sandwichera o en el horno. Cuando veas que el queso está completamente derretido estará listo para comer. Una cena sabrosa y lista en menos de 10 minutos.

2. Bocadillo al estilo catalán. Corta el pan a lo largo, tuéstalo y rocía los dos trozos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. A continuación, añade el tomate cortado en julianas o triturado y por último el jamón.

3. Bocadillo de jamón, pimientos del piquillo y huevo frito. Fríe los pimientos en una sartén o freidora y cuando estén añade una pizca de sal gorda. Después fríe el huevo (también se puede hacer a la plancha para reducir las calorías) y cuando esté casi listo baja el fuego y añade a la sartén un par de lonchas de jamón para que se queden un poco crujientes. Después, corta el pan en dos y coloca en la base el jamón, encima los pimientos y por último el huevo. Con este sabroso plato se te hará la boca agua.

4. Bocadillo de lomo, jamón y pimientos verdes, el famoso serranito. Este es el típico bocadillo que podrás encontrar en cualquier bar de Sevilla. Normalmente se hace con mollete, un tipo de pan blanco, redondo y plano muy popular en Andalucía. Pero no te preocupes si no lo encuentras en tu panadería, sabe igual de bueno con cualquier otro tipo de pan. En primer lugar, fríe en una sartén o freidora los pimientos. Mientras tanto haz en otra sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra los filetes de lomo de cerdo (si es ibérico mucho mejor). Corta el pan en dos, añade en cada lado un poco de aceite de oliva, tomate triturado y el jamón. Cuando estén listos los filetes de lomo y los pimientos añádelos al bocadillo y a disfrutar. Si no eres de los que cuentan calorías puedes completar el plato con unas patatas fritas. Si prefieres una versión light del serranito puedes sustituir el lomo de cerdo por pechuga de pollo.

Disfruta de tu bocadillo de jamón eligiendo siempre productos naturales y de calidad como las piezas y loncheados serranos e ibéricos de Nico Jamones, curados en nuestros secaderos de Luciana (Ciudad Real) desde hace más de 50 años.