fbpx

Con la llegada del otoño los días empiezan a ser más cortos, las temperaturas van descendiendo poco a poco y nos empiezan a apetecer los sabrosos y nutritivos platos de cuchara. Lentejas, judías, garbanzos, arroces y sopas que podemos cocinar con verduras, mariscos, setas, carne de caza o derivados del cerdo como el jamón. Pero para que este producto típico de la gastronomía española aporte su sabor característico a los guisos y potajes y los convierta en grandes platos es fundamental escoger un jamón de calidad que case bien con el tipo de receta que vamos a elaborar.

Dicen que del cerdo se aprovecha todo, y también el hueso. Si tienes una pieza de jamón o paleta en casa que se está terminando no tires el hueso, porque puedes aprovecharlo para aportar un intenso sabor y aroma a distintas recetas como el cocido, caldo o sopas. Recuerda que el hueso debe estar cortado en trozos, por lo que si no dispones en casa de las herramientas necesarias te recomendamos llevarlo a tu carnicero de confianza para que te lo corte.

Si prefieres utilizar jamón en tacos puedes incorporarlos a las cremas de verduras acompañados de picatostes para darles un toque especial o a tus potajes y guisos de legumbres para obtener platos muy completos, nutritivos y sabrosos. Aunque puedes usar cualquier tipo de jamón para elaborar tus recetas, si no quieres que los platos queden muy salados es mejor decantarse por un jamón ibérico o paleta en lugar de jamón serrano.

En Nico Jamones puedes encontrar una gran variedad de productos ibéricos y serranos que podrás adquirir en nuestra tienda. Y si prefieres llevarte tu jamón o paleta cortado a mano por un cortador profesional te ofrecemos el servicio de corte y envasado al vacío para que puedas llevarte a casa cómodos paquetes de unos 200-250 gramos.